Crispulo Manuel Pérez González es freelancer digital, detallista y dedicado a su trabajo, procura dar respuesta en la brevedad posible a las solicitudes de sus clientes.

Un día, uno de sus clientes, quien pertenece a una importante organización, le solicitó una propuesta para desarrollar un proyecto. En su momento, el clienta le pidió que se la enviara lo más pronto posible para presentarla a junta directiva.

Pasaron casi 45 días, cuando el Sr. Peruccinni le comunicó que la junta directiva de la organización quería reunirse con él para discutir y negociar la propuesta.

Todo resultó exitoso, acordaron y cerraron trato, Críspulo envió el contrato para su revisión y firma, además de la solicitud formal de información para iniciar el desarrollo del proyecto.

Han pasado 6 semanas desde entonces, la organización no se comunica, y cuando Crispulo lo hace, le informan que todo sigue en marcha, que les mantenga la prioridad para ejecutar el proyecto y que la semana entrante concretaran el pago de anticipo y lo necesario para iniciar.

Este tipo de situaciones es muy común, no solo en el mundo online, sino en el offline también, y se da de parte de cliente y de parte de prestadores de servicios.

Comunicarnos con palabras, es la herramienta más poderosa que tenemos los seres humanos, es lo que nos hace racionales y diferentes de los animales. ¡Utilicémoslas!

Si no te gustó la propuesta: “Gracias por tu tiempo, la propuesta no cumple nuestros requerimientos, disculpa la molestia”.

Si cerraste contrato y surgieron inconvenientes: “Lamentamos informarte que por causas ajenas a nuestra voluntad necesitamos suspender la ejecución del proyecto, al solucionar, nos comunicamos y retomamos, disculpa la molestia ocasionada”.

Si cerraste contrato y te arrepientes por cualquier causa: “Disculpa, aunque cerramos trato, nos vemos en la necesidad de revertir la decisión, puedes disponer del tiempo, nos comunicaremos para revisar cláusulas de cumplimiento de contrato, lamentamos la molestia ocasionada”

Es sencillo, COMUNICATE, ten presente que cada quien tiene sus responsabilidades, sé amable, viste de ética.

Es sólo una reflexión que surge de la experiencia, pensemos, analicemos y actuemos. Tengamos sentido común y no solo pensemos en intereses personales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí